Barcelona, 3  de agosto de 2020

Estimados Amigos/as,

El pasado viernes 31 de julio de 2020 nos ha dejado el grandísimo Historiador de la Ciudad de La Habana, Don Eusebio Leal Spengler, artífice de la salvaguarda de La Habana Vieja y referencia mundial en el campo de la cultura y la restauración patrimonial de finales del siglo XX y principios del nuevo milenio.  

Nos deja un gran hombre y excelente persona. Su vacío será difícil de llenar. Nos enseñó a amar el trabajo y conseguir grandes logros a través del detalle y la atención a las pequeñas cosas, aquellas que permiten transmitir los grandes valores humanos. Pero no nos abandona, su testimonio nos acompañará siempre, dejándonos un legado que tenemos que ser capaces de transmitir a la sociedad tal como él lo han hecho con nosotros. Su estela es difícil de seguir pero no imposible, el mundo se para unos instantes mientras dura el tránsito, pero nos ha enseñado a ver la luz en el camino que él, paso a paso, ha abierto. Maestro de maestros, Socio de Honor de los Amigos del Castillo de Montjuïc, seguiremos tu ejemplo y enseñanzas en la culminación de nuestros proyectos comunes.

Me duele su pérdida, lloro en silencio, pero tengo fe y doy Gracias a Dios por haberle conocido y que me aceptara entre sus amigos.

Gracias Don Eusebio, su paso por este mundo nos deja una impronta que jamás olvidaremos. En nombre de la Asociación que tengo el honor de presidir y que Don Eusebio tanto respetó y reconoció, acompaño en estos difíciles momentos a su familia, amigos y al pueblo cubano que tanto amo.

Con mi sincero sentido pésame,  

 Carmen Fusté Bigorra     

Presidenta