Museo Militar - Castillo de Montjuïc

Tfno: +34 93 329 86 53 - Email:

Museo Militar

Castillo de Montjuïc, Barcelona

x El Museo Militar del Castillo de Montjuïc, fue clausurado por el ayuntamiento de Barcelona, el 24 de mayo de 2009. En su defecto, les invitamos a visitar la Exposición “Ingenieros, Soldados y Sabios”.

ihycm-1230

El Museo Militar inaugurado en 1963, no fue el primero de este tipo con que contó la ciudad, en 1888 el financiero D. José Estruch y Comella había inaugurado en un local vecino a su vivienda, el Museo-Armería Estruch, que alojaba una colección de más de 1.200 piezas, considerada por algunos como segunda en importancia en España, tras la alojada en la Real Armería. La reordenación de la Plaza de Cataluña afecto los terrenos en que Estruch tenía su mansión, lo que supuso la clausura de su Museo-Armería y la posterior venta de sus fondos a un coleccionista francés.

Cuando el Castillo de Montjuïc fue destinado a alojar un Museo Militar en Barcelona, la colección más numerosa era la reunida en la Maestranza y Parque de Artillería, que desde Atarazanas se había trasladado al barrio de Sant Andreu. Contaba con algún instrumental procedente de la antigua Maestranza establecida en Barcelona en el año 1802, y con una importante colección de proyectiles y artificios de artillería, seleccionados por los oficiales del Cuerpo durante la primera mitad del siglo XX. Estos fondos y otros procedentes del Museo del Ejército, pasaron al Museo Militar cedidos por el Ministerio del Ejército, y el Ayuntamiento de la ciudad facilitó los pertenecientes a los Museos de Arte de Barcelona, Museo Arqueológico y Museo de Historia de la Ciudad , que con la colección de armas cedida por el escultor D. Federico Marés, y la reunida por el anticuario Sr. Quintana, permitieron la inicial exposición de 1963, posteriormente ampliada mediante fondos cedidos por particulares, así como los procedentes de unidades disueltas, cedidos por el Ministerio de Defensa

ihycm-1249
ihycm-1255
ihycm-1242

Documentación / Imágenes / Textos: Gracias al apoyo del Ministerio de Defensa y IHCM

Visita virtual

02 - Sala 2, Pinacoteca

La obra pictórica con que cuenta el Museo no es cuanta figura expuesta en esta Sala, que entre otras obras aloja tres óleos del pintor José Cusachs (1851-1908), una serie de plumas y carboncillos del mismo autor, un boceto de Ramón Martí Alsina (1835-1894) para su obra “El Gran Día de Gerona”, y dos óleos con escenas relativas a la Guerra de la Independencia , concebidas desde la óptica francesa, obra de José Flaugier (1760-1812), director de la Escuela de Artes Nobles de Barcelona durante la ocupación francesa (l809-12).

a
05 - Vestíbulo y escalera de acceso a planta inferior

En la escalera principal se suceden 47 retratos realizados en parte por Filipo Ariosto los años 1587-88. procedentes de la Audiencia Territorial. Colección que reúne los de Carlomagno (768-814) como creador de la Marca Hispánica, y sus sucesores Ludovico Pío y Carlos el Calvo, así como los de aquellos que desde 802, gobernaron el Principado como condes de Barcelona feudatarios del monarca francés, seguidos de los que a partir de 988 lo hicieron como condes independientes. Siguen a éstos los monarcas de la Casa de Austria (1516), y ya de otros autores, la Colección incluye los retratos de los últimos monarcas de es esta Casa, así como los de la Casa de Borbón (1700) hasta Isabel II (1833-1868).

a
07 - Sala 7 - Colección Quintana

Figura expuesta en esta Sala la Colección de armas cedida en depósito por la familia Quintana, con varias generaciones dedicadas al comercio de antigüedades, y establecimientos en las ciudades de Barcelona y Figueras. La colección, reunida entre los años 1940 y 1960, cuenta con buen número de pistolas construidas en Cataluña, así como otras producidas en el País Vasco, en Francia, en Italia, producción destinada a los países árabes y balcánicos, y armamentos de munición que equiparon a los ejércitos que se batieron en España durante el conflictivo siglo XIX.

a
08 - Sala 8 - Colecciones de pistolas, revólveres y rifles

Los fondos expuestos en esta Sala reúnen revólveres, pistolas y rifles de repetición. La colección de pistolas semi-atomáticas es la más completa, con muestras de buena parte de los modelos comercializados con las marcas CAMPO GIRO, ASTRA, STAR, LLAMA, RUBY, JO.LO.AR o de los fabricantes Arizmendi, Alkartasuna, Beisteghi Hnos. etc. entre las nacionales, y entre las foráneas, modelos Bergmann, Mauser, Menz, Ortgies, Sauer, Walther, Parabellum, F.N., MAB, Beretta, Colt, etc.
La colección de revólveres esta formada por piezas de finales del siglo XIX y principios del XX, en su mayoría de los tipos “Bull-dog”, “Puppy”, “Velodog”, “Smith” y “Oscilante” de manufactura nacional, y algunos Colt y Smith & Wesson entre otros foráneos.

La exposición de rifles de repetición reúne modelos para caza mayor de manufactura europea, con ejemplares producidos por Santa Bárbara, Krupp, Parker-Hale, etc. Otros se ofrecen obra de armerías que abordaron su producción utilizando armamentos militares, aligerándolos y dándoles el aspecto propio de los modelos deportivos. Son numerosos los rifles Winchester y sus copias nacionales, comercializadas con la marca TIGRE por la firma G.A.C., así como la variedad de modelos para cartuchos calibre 9 mm. largo, comercializados con las marcas MONTSERRAT, DESTROYER, PAZ, JÚPITER etc.

a
09 - Sala 9 - Armamento reglamentario, siglos XIX Y XX

La exposición que se ofrece en esta Sala muestra la evolución del armamento portátil reglamentario del Ejército Español durante los siglos XIX y XX. El armamento de antecarga, con cañón liso y llave de chispa, en uso durante todo el siglo XVIII, mediado el siglo XIX, comenzó a evolucionar. Primero cambió la llave, que pasó a ser “de percusión” (1846), luego los cambios se produjeron en el cañón, que se hizo “rayado” (1851), y “de retrocarga” (1867). A la “repetición” (1893) se llegó mediante los depósitos de carga y sistemas de alimentación. Siguieron los “semi-automáticos” (1906) y “automáticos” (1922), para llegar a los “fusiles de asalto” (1958).

a
10 - Sala 10 - Sables y espadas, siglos XIX Y XX

Los fondos expuestos en esta Sala permiten observar la evolución de las armas blancas, durante el periodo de generalización de las de fuego. Durante los siglos XVIII y XIX, el uso “en combate” de espadas y sables ocupó únicamente a las fuerzas montadas, pero como ” distintivo de categoría y mando ” su porte se mantuvo en todas las armas y cuerpos del Ejército. Para Generales, Jefes, Oficiales y Clases de tropa, el ceñido de espada o sable era algo inherente a vestir uniforme, una más de las reminiscencias del pasado que se mantenían en el atuendo, sin otra razón que la de no concebirse pudiera ser otra forma.

a
11 - Sala 11- Ametralladores y morteros

a
12 - Sala 12- Fusiles ametralladores y subfusiles

a
13 - Sala 13- Fusiles de repetición

a
14 - Sala 14 - Dioramas, guiones

a
15 - Sala 15- Banderas y Colección Ricardo Roquet

a
16 - Sala 16- Uniformes, Colecciones Cucurella y Cuxart

a
17 - Sala 17- Maquetismo

a
18 - Sala 18- Estelas hebreas de Montjïc

a
19- Sala 19-Exposiciones temporales

a
20- Sala 20 - Efemérides, 1808-14 y 1859-60

a
21- Sala 21 - Militaria

a
22- Sala 22 - Capilla

a
28- Bar-Restaurante

a
31- Zenitran - Recuerdos - Souvenirs

a
34 - El soldadito de plomo

a
Planta inferior - Sala I

a
Sala II - Planta inferior

a
Sala III - Planta inferior

a
Sala IV - Planta inferior

a
Sala V - Planta inferior

a
Sala VI - Armas de fuego, s.XVII y XVIII

a
Sala VII - Planta inferior

a
Sala VIII - Fortalezas y Castillos

a
Patio de armas y terraza

Piezas de singular interés

En memoria del Museo Militar del Castillo de Montjuïc

¿Por qué queremos salvar el Museo Militar?ihycm-1278

Estimados Señores y Apreciados Amigos:

Desde l’Associació Amics del Castell de Montjuïc quisiéramos alzar nuestra voz contra el deseo de algunos en hacer desaparecer el Museo Militar del Castillo de Montjuïc.

El Museo Militar no se puede concebir como algo que venera la guerra.

Al contrario, un Museo Militar siempre es testigo de la historia, de la cultura, del arte y de la ciencia. Y muchas veces, de una historia que no queremos que se repita; precisamente por eso, siempre debe de existir uno.

Un Museo Militar, bien concebido, presentado y gestionado, al mismo tiempo que representante de la cultura militar, historia y tradiciones de un pueblo, tiene que ser un centro de la paz. ¡Las armas no se disparan solas!
Tenemos que educar a los que tan fácilmente acuden a ellas, porque así no se resuelven problemas. Y eso no se puede hacer borrando la memoria; quitando un Museo Militar.

El Castillo de Montjuïc y el Museo Militar que alberga, son un punto emblemático para la ciudad de Barcelona, y Cataluña. Al mismo tiempo siguen siendo un punto conflictivo lleno de dolorosos recuerdos para muchos. Aniquilar el Museo Militar del Castillo de Montjuïc significaría profundizar el conflicto y dividir aún mas a la sociedad. Algo que todos los que velamos por la convivencia pacífica y democrática, queremos evitar.

Además, el Castillo – Fortaleza de Montjuïc es el idóneo para albergar un museo de estas características, ya que el Castillo se puede considerar una pieza más de él. En 1793 se alojaron los primeros prisioneros franceses durante la Guerra de la Convención iniciando de esta forma una función de cárcel que duró dos siglos.

Perdida, dispersión e incluso desaparición del fondo patrimonial del Museo, que en gran parte procede de generosas donaciones de barceloneses y del resto de Catalunya. Entregas que han sido hechas con gran ilusión, ahora constituyen un fondo de cultura al servicio de la historia y todos los ciudadanos.

No podemos permitir que por segunda vez Barcelona, Cataluña y España pierden su colección de armas, un valioso patrimonio histórico y artístico, como ocurrió hace más de cien años.
El Museo de Armería de Don José Estruch, inaugurado en 1888, fue liquidado por su propietario cuando la remodelación urbanística de la Plaza Cataluña, impuso la demolición del edificio, en el cual sus fondos se exponían al público. La colección de Sr. Estruch era reconocida como la propiedad privada más importante de España.

A la Autoridad municipal no le interesó la adquisición de la Colección Estruch. Hoy estas extraordinarias piezas catalanas figuran en los fondos del Muse de l`Armèe, en París.

Si recorremos el mundo del Norte-Sur, Este-Oeste, en todos los países hallaremos su museo militar. No como una caja de horrores, sino como imprescindible lectura de la historia del país. Algunas veces se ha ganado, otras se ha perdido, pero no por ello deja de ser historia. Es el lugar ideal para reflexionar sobre lo que es capaz de hacer el ser humano, hasta donde puede llegar.

Barcelona, Cataluña y España, se merecen un museo de su propia historia tanto de épocas bélicas como de épocas de paz. En el siglo XXI tenemos que ser capaces de transmitir este legado tan valioso a nuestros hijos, nietos, etc; con una coherencia exacta de lo que es la Historia, nuestra historia, no lo que nos hubiera gustado que fuese.

Por todos estos motivos, l’Associació Amics del Castell de Montjuïc quiere y pretende ser fiel a la historia y es un gran reto para nosotros poder conservar este maravilloso legado. Eso sí, con un cambio total de su planteamiento y discurso museístico.

Nos gustaría que se hiciera eco de este llamamiento y pudiéramos entre todos con nuestra voz llegar a todos los rincones del planeta, agradeciendo de antemano cualquier sugerencia y apoyo para poder continuar con nuestra misión, aunque difícil no imposible.

Carmen Fusté Bigorra, Presidente

Exposición “Ingenieros, Soldados y Sabios”

Ingenieros, Soldados y Sabios, es el título de la exposición temporal, instalada en el Palacio de Gobierno de Barcelona que aborda la historia y el papel del Ejército en Cataluña, entre la que se cuentan más de 2700 asistentes, pudiendo llegar a ser el embrión del futuro Museo Militar de la ciudad Condal.

Las piezas museísticas y los recursos audiovisuales que se han reunido en la exhibición destacan, en primer lugar, como la Ciudad Condal se convirtió, en el siglo XVIII, en centro del desarrollo científico y tecnológico de España gracias a la creación de dos importantes centros de enseñanza militar: el Real y Militar Colegio de Cirugía y la Real y Militar Academia de Matemáticas.

En la segunda sala se cuenta la labor del Cuerpo de Ingenieros militares a lo largo de los tiempos, y se muestran algunos de los instrumentos que utilizaban para realizar sus trabajos de fortificación y de construcción, también de edificios civiles.

La tercera sala es un resumen de los más de quinientos años de historia del Ejército Español, en donde se repasan episodios como la Guerra de Flandes, la Guerra de la Independencia o las Guerras Carlistas, con cuadros de batallas, uniformes de época y armamento.




Visitas Exposición “Ingenieros, Soldados y Sabios”

Martes a Sábado – 10 a 14 hs

Entrada Gratuita

Palacio de Gobierno Militar – Plaça Portal de la Pau, s/n, 08002 Barcelona

Fuente: IHCM PIRENAICO

Top